Lucha.

Tú piensas que todo es un juego, y que no hay que apostar si no estás seguro de tus cartas. Pero incluso cuando todo apunta a que va a llover, hay que apostar porque no lo va a hacer. Sólo así ganaremos cosas que los demás ni sueñan con tener. Porque seremos únicos en nuestras apuestas, y por tanto en nuestras posesiones. Si luchas, ten por cuenta que tarde o temprano ganarás. Si esperas, te morirás del asco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada