Te todo.

Quiero despertarme cada mañana a tu lado.
Quiero vivir como si no hubiera ni futuro 
ni pasado.

Quiero que me mires como nunca has mirado,
con la esperanza de que
pase lo que pase, 
todo y nada ha cambiado.

Quiero pasear contigo por la playa
y que nos cojamos de la mano.
Quiero que me recorras la espalda a besos,
de esos,
de los que nunca tendré demasiados.

Quiero que nos comuniquemos
sin necesidad de vocablos.
Quiero que nos amemos
hasta cuando no lo hagamos.

Quiero verte cada noche acostado a mi lado,
y que me cuentes cómo te ha ido el día, 
sea bueno o malo.

Quiero que me mires y sientas
que todo lo feo ya se ha terminado, 
y en su defecto,
quiero que sientas que al menos
el dolor está pausado.

Quiero vivir cada segundo 
como si el tiempo se hubiera acabado.
Y quiero que me acompañes
en este viaje tan largo.

Quiero que cuando haya frío, 
tú seas mi abrazo.
Que me hagas un lío, 
que nunca cojamos atajos.

Quiero que en cada vacío, 
aprecies el arte
de tu cuerpo contra el mío
en un baile interminable.

Quiero que confíes
en que puedo curarte.
Porque no tengo mayor promesa
que no volver a dañarte.

Quiero ser tu musa, 
y que me enseñes a amarme.
Quiero ser estrella
en la noche deslumbrante.

Quiero que nuestros secretos
no los sepa nadie.
Y que nunca nos callemos
ni si quiera cuando el viento arañe.

Quiero tu felicidad, 
si hay tormenta,
despejarte.
Quiero maravillas,
quieres arriesgarte.

Quiero empezar a soñar juntos, 
que se nos hace tarde.