La perfección solo existe en los cuentos de hadas. Nada puede ser perfecto. Al mirar a través de las ventanas llueve. La perfección está formada por mentiras y mentirosos; por ciegos que no quieren ver. Cuando algo es perfecto, no existe. El sol nunca gobernará sobre las nubes. Nunca habrá un bolígrafo que no se quede sin tinta. Hasta lo más hermoso se acaba. Hasta lo más mezquino tiene una pizca de bondad. No hay extremos. Al terminar el balanceo, el péndulo siempre yace en el medio; nunca en un lateral. No podemos encontrar el número final, ni el lugar exacto donde acaba el universo. No podemos pretender cambiar un ciclo, porque no saldremos vivos de esa lucha. No hay besos perfectos y las despedidas duelen. Duelen por lo que han sido. Duelen por lo que no serán más. "Un final duele. Siempre duele. No siempre duele; no siempre es un final. Un final siempre duele."
                             
Don't go, please.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada