Que suerte el tenerte.

Y así es como el tiempo se para, las miradas se encuentran y los besos se roban. Las manos se deslizan por los precipicios de sus caderas, y no dejan ni un centímetro de su cuerpo por recorrer. Todo arde. Ahí dónde toca es fuego. El fuego más intenso que he visto nunca. Y así es mi día a día. Así es el tenerte, el disfrutarte, el ser feliz a tu lado. Y asi es el haberme enamorado de él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario