Mi vida
nunca es el sueño de nadie.

Porque con los ojos abiertos
tengo que sufrir la realidad

Y cerrados
me tengo que sufrir a mi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada