El infierno puede llegar a ser precioso si tienes con quien arder.

Alguien por el que creer, 
que todo merece la pena.
Y la alegría.

Y aún recuerdo cuando decías 
que era imposible vivir de amor.
Que de amor, solo se moría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada