Espero con ansia el día 
en que muerdas mi alegría 
tan fuerte, 
que me hagas sangrar.

Espero el día, 
con ansia, 
en que me rompas los esquemas
no las medias.

Que me mates y me revivas 
todas las veces posibles 
entre mordisco y caricia.

Que toques el piano 
en mis costillas y 
la guitarra, 
en mis cuerdas vocales. 
Que me abraces,
me beses
me arañes, 
me mires.

Y todo, 
mientras me confundes 
con el amor de tu vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada