Mi metáfora, mi fortuna.

El romper de las olas contra las rocas, es una bonita metáfora con la que identificar el temblar de mis piernas y el contoneo de mis caderas cuando me tocas

Y la espuma que queda como resto de tal espectáculo, se asemeja a la sonrisa floja pero sincera que adorna mi cara, como las perlas lo hacen en cuellos adinerados. 

Pero es que mi fortuna, eres .

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada