Siempre he pensado que yo era la fuerte 
en esto del amor
el muro que aguantaba firme contra viento y marea; que tenia el corazón duro como piedra
Pero parece que se me da mejor 
mentirme a mi misma 
que al resto. 
Y creí ser inamovible cuando realmente 
luchaba contra una bola de demolición. 
Ya sabes eso que dicen de que no sabes 
lo que tienes 
hasta que lo pierdes
Y yo, me he perdido.

Me he perdido tantas veces en tus ojos 
que ya ni siquiera busco el camino para salir 
y seguir adelante. 
Porque prefiero vivir pérdida,  
que perderme sin ti.
Como cuando bailabas sobre mi corazón,  
yacinte en el suelo, 
pisandole una y otra vez 
sin importarte el subrayado de sal de mis ojos. 
Porque parece que la única que siente 
el dolor que nos producimos, 
soy yo. 
Nos acariciamos con uñas
como cuchillos, 
hiriendonos con cada contoneo. 
Y cada vez que te pones mis piernas de collar
y me olvido de ser completamente yo... 
Luego se me olvida volver a serlo. 
Y es que por muchas noches que pasen, 
nunca serán suficientes 
para que deje  de llamarte en silencio
En el mismo silencio, 
en el que dormías tú conmigo. 
Así que disfruta, 
matame los pulmones porque ya no queda aire 
que refresque mi existencia. 
Porque cada volante de mi falda tiene conexión directa 
con cada agujero de tu cinturón
Y no lo quiero de otra manera, 
porque de veras, 
que solo te quiero aquí conmigo
Que juegues con mi ombligo, 
y hacerte la persona más feliz del mundo. 
Aunque eso, 
me convierta a mi,
en la más triste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada