Me duele el pecho.
Me falta el aire.
Noto el bombeo de la sangre.
Estás ahí.
¿Eres real?
Quédate, por favor. 
Dejame llorar en tu pecho,
con tu mano sobre mi mano.
Después,
si quieres,
vete.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada