Rectifico.

Siempre escribo pero nunca borro. Siempre siento y no reivindico. Pero tengo un matiz que matizar, una palabra que nombrar, unas letras que juntar.

El amor se pudre porque las personas cambian. Los recuerdos son imborrables, pero las esperanzas son atrofiables. Y sinceramente, de ti ya no espero nada. Fue, pero nunca más será. Te quise, te ame, morí. Pero nunca más ocurrirá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada