"Rompí a llorar".
Me encanta esa expresión.

No se dice "rompí a caminar" o "rompí a comer",
rompes a llorar o a reír. 

Porque pensándolo, creo que vale la pena hacerse añicos por esos sentimientos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada