Mil veces más grande.

Lo he probado todo. Todos los métodos para olvidarte. Es cierto que ya no te quiero, pero tu nombre siempre ronda mi cabeza. Quizás sea el cariño que te tengo, por las cosas que pasamos juntos; o quizás sea por lo mucho que te odio; o por la pena que me das. Sea cual sea el motivo, cada una de las letras que forman tu apelativo rebota contra las paredes de mi cabeza, azotándome recuerdos: un beso, un abrazo, una mirada de esas que nos hicieron complices... La luna fue testigo de que me engañaste, pero ahora verá como te la devuelvo, mil veces mas grande y dolorosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada