¿Sabes lo peor? Que después de matarme aún seguía susurrando tu nombre.

Como el viento les susurra a las hojas todos los otoños...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada