- Vámonos hasta donde de la gasolina.
- ¿Sin retorno?

"Y es que en ciertos momentos me hubiera ido con él hasta el fin del mundo. Hubiese firmado cualquier pacto con cualquier diablo para que no parara de besarme y para que sus manos, hicieran largos en mi espalda. Que su sonrisa se convirtiera en el astro sol, y que lo iluminase todo, de tal manera, que lo pudiera mirar directamente, sin que me doliera el alma.

Y es que luego llega la parte triste. Los recuerdos que bombardean. Las historias escritas y quemadas. Pero de eso, ya os hablo otro día."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada