Quizás el recuerdo sea el primer paso hacia la eternidad. Me pregunto que sería de mi si él no me hubiese enseñado a creer. Donde hubo fuego, quedan cenizas. Gracias a dios que aprendí a barrer. Nadie nace para ser perfecto. Nacemos para cometer errores. Millones de errores. Y cada uno de ellos, nos enseñará una lección. Es cosa nuestra si decidimos aprenderla, o nos gusta demasiado la piedra. 


Lo importante es seguir el camino, hasta el final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada