Te subestimas. Lo entiendes todo, pero no quieres aceptar el hecho de que seas inteligente. No prestas atención, no desarrollas tu potencial. La gente no te engaña, tú piensas que lo hace. Pero en realidad eres tú, que quiere ser engañado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario