No puedes pretender deshacerlo.

No puedes pretender no hacerme daño. ¿Nunca has oído eso de que el amor duele? Pues así es esto. Si no querías hacerme daño, no haberme enamorado. Sé que no te gusta, que lo detestas. Pero prefiero sufrir por alguien a quien quiero antes que por alguien que me engañe y defraude.

No hay comentarios:

Publicar un comentario