La confianza se pierde con el mínimo error.

Yo he visto esos ojos pintados de mil colores tornarse en un remolino de lágrimas, y perderse entre la multitud, mirando a un punto fijo que ni siquiera existe. Y sin saber cual era la causa de su tristeza, yo la compartía. Porque no sabéis lo que se siente al haberle fallado a la persona más importante de tu mundo, no sabéis lo que se siente cuando sufre. Y es aún peor cuando sufre por tu culpa. Que sus lágrimas me contagian, y el corazón me duele. Todo iba tan bien, y ahora todo va tan mal... Lo siento, sinceramente ya no voy a volver a confiar en mí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario