Dime que el pasado no importa, que ya está pisado.

Ven y siéntate a mi lado. No hace falta que me mires, tan solo abrázame y apoya tu cabeza sobre la mía. Tan solo dime que el pasado está pisado y que las personas que pertenecieron a él, tienen una razón para no estar en mi futuro. Dime eso de  que a veces es necesario salir, tomar algo de aire y recordar quién eres y quién quieres ser. Después, cógeme de la mano y apreta fuerte, haciéndome saber que estarás ahí, pase lo que pase. Siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada