Improvisación una noche de insomnio.

Hola. No sé que hago aquí, sinceramente. Tan solo me apetecía escribir. Cuando escribo mis ideas se aclaran. Ya son muchas las entradas que he hecho. Inconscientemente, todas pensando en ti. Y es que al final, todo se reduce a lo que pienso. Todo el mundo actúa en consecuencia a lo que piensa. Así es el mundo, tan simple para unos y complicado para otros. Lleno de pensadores y lleno de vividores. Y luego estoy yo, que pienso y vivo. A veces, me gustaría ser más simple. ¿Nunca has tenido esa sensación de estar mal psicológicamente cuando aparentemente todo está perfecto? Así son mis días. Por eso siempre te digo que soy bipolar. Porque te puedo querer y odiar a la vez. Porque puede darme asco el kebap y estar comiéndome uno. Y ahora mismo, es lo que me pasa. Me he dado cuenta de que dependo de ti. ¡DE TI! Jé, que irónico. Lucía, la independiente. La que nunca se enamora, ahora ha caido. ¿Y con quien? Contigo, si, si, contigo. Una persona cerrada, que demuestra lo que quiere cuando quiere. Que no depende de mi y que nunca lo hará. No sé, tú decías que te sentías inferior. ¿Pero entonces yo como he de sentirme? He caído en las estúpidas redes del amor. Yo, que era tan caprichosa... Al final, si juegas con fuego te quemas, ¿no? Y yo me quemo cada vez que me tocas, porque me prendes. Tu tacto enciende en mi esa llama, y una vez avivada, no se puede apagar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada