No lo tires todo por la borda, no vale la pena.

Que fácil es decir "te quiero". Pero que difícil es demostrarlo. Porque cuando todo es perfecto, aparece algo aparentemente más perfecto aún... Pero no podemos fiarnos siempre del físico, de la apariencia. Porque la persona más anciana puede no ser la más sabia. Sinceramente, no puedes arriesgarlo todo por hacer algo prohibido. Porque cuando lo haces, te das cuenta de que no merecía la pena. Que no has sido más valiente por habértelo jugado todo a una carta. Que la has cagado y lo que de verdad te hacía feliz se ha esfumado porque lo has dejado escapar. A veces, hay que analizar bien las situaciones. No se puede vivir el día a día sin planear nada. Y que sí, que hay cosas que puede decir que te han dolido, y que puede que no entiendas. Pero en el fondo sabes que tenía que ser así. Y al pensar en como sonríes cuando está contigo, te das cuenta de que no lo cambiarías ni por mil millones de estrellas. Porque ni siquiera todas juntas alumbrarían más tu vida que él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario