No soy perfecta, pero tampoco me preocupa demasiado.

Sí, lo admito. Soy de las que les da miedo la oscuridad. De las que grita cuando ve una pelicula de miedo. La que se sigue asustando cuando salta la tostada de la tostadora. La que echa mucha sal en las patatas. De las que se puede mear de la risa. De las que un dia se siente la mas perfecta y guapa del mundo y al dia siguiente se puede morir de la depresión. De las que cambia los planes a ultima hora. De las que tenga la edad que tenga duerme con su peluche y su mantita. De las que le corroen los celos por la sangre. La que se rie de sus propios defectos. De las que le gusta llevar tacones, pero a mitad de la noche se los quita. De las que le gusta desayunar cereales. De las que hace el tonto para sacarle una sonrisa a alguien. Vale, lo reconozco. Me gustan las palomitas y las películas románticas, también las chucherías. Lloro demasiado, y me río con facilidad, voy con las uñas mal pintadas y soy una compradora compulsiva de ropa. De acuerdo, pienso a menudo en tonterías y no llego a ninguna conclusión, me equivoco y me vuelvo a equivocar, lo sé, no soy perfecta, pero tampoco me preocupa demasiado.

2 comentarios: