Y es que lo normal no existe.

Vamos a cambiar el mundo. Ya está bien de ceñirse a lo "normal", a lo típico. Que ahora será la chica quien pida matrimonio, y los chicos los que lloren por amor. No seremos bobas nunca más, ahora les usaremos nosotras. Y cuando vengan arrastrándose pidiéndonos perdón, les pisaremos y tendrán que sufrir. Porque la distancia tiene que dejar de ser un impedimento y los besos la cosa más dulce del mundo. Que mil imágenes serán una palabra, y una palabra mil miradas. Se dormirá por el día y se vivirá por la noche. El amanecer será nuestro toque de queda. Luego nos iremos a Marte, porque la Luna ya está muy habitada. Allí nos odiaremos, y estaremos separados. No nos besaremos. No nos querremos. Vamos a cambiar el mundo. Vamos a romper las reglas. Vamos a dejar de querernos y de sufrir. Vamos a vivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada