Encajamos, como nuestros dedos entrelazados.

Que no hay nada más perfecto que estar a tu lado. Porque somos el uno para el otro. Sus huesos del hombro están hechos para que mi cabeza encaje a la perfección. Cuando nuestros labios se juntan, es como cuando se unen dos piezas de un puzzle. La gente habla del cielo, pero sólo yo sé dónde está; entre sus brazos. Porque no hay nada mejor que ese momento en el que te abraza, y te besa la frente; mientras tu te hundes entre su camiseta intentando respirar su aroma lo más rapido posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada