Te quiero, de aquí al sol y volver.

Hay veces, que no se necesitan alas para volar, ni mover los labios para sonreír. Porque a veces el mero hecho de estar al lado de una persona especial provoca la mayor felicidad existente. Que cada uno ve las cosas de manera diferente. Cada uno interpreta las acciones de una forma. Para mi, un beso en la mejilla vale mil veces más que uno en la boca. Porque mi momento preferido de un beso es ese instante en el que solo nos separan unos milímetros, y nos quedamos quietos, esperando a que uno de los dos de el primer paso. Yo no busco un príncipe azul, que sea perfecto. Yo te busco a ti, con tus millones de defectos e imperfecciones. Porque te quiero así, con tu sonrisa excesiva y tus ojos de mil colores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada