Ella con sus maneras, es la más perfecta.

¿Especial? Eso es poco... Supera la perfección. La hace más perfecta aún. ¿Imposible dices? Eso es que no le conoces. No tienes ni idea de sus maneras, de sus aficiones. Que no existe persona más extraña, y tampoco existe persona a la que le encante más que a mi. La gente suele decir que cuando sonríe, el mundo se para. Pero eso demuestra que no le quieren. Porque desde mi punto de vista, cuando sonríe, las agujas del reloj se echan carreras entre ellas, para ver quien corre más. ¿Y que decir de sus maneras? No digas que le conoces si no le has visto comer y hablar con la boca llena; sino has oído sus tripas rugir. No digas que le conoces sino te ha besado la frente mientras tu escuchabas la música que son los latidos de su corazón. Porque ese corazón, que tu dices que es tuyo, acelera su velocidad cuando me siente cerca. Quizás pienses que es perfecto, pero me apuesto las estrellas a que no hueles su perfume a más distancia que yo. Porque puedes hablar todo lo que quieras, pero a él si no se lo demuestras con hechos, no le vale. Porque no confía en nadie, porque ya lo hizo y le jodieron. Porque no es especial, es único. Y solamente por el hecho de conocerle has de sentirte orgullosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada